acuerdo-a-distancia-empresas-qualisoptima

Cómo vender a distancia un inmueble

La legislación indica que el titular del inmueble debe estar presente en el momento de la firma del contrato de compraventa; entonces, ¿cómo vender cuando el propietario no reside en la misma ciudad que el inmueble?

Situaciones en las que el propietario no se encuentra en el mismo lugar que el inmueble

Entre empresas, es común la necesidad de gestionar la venta de activos inmobiliarios, sean suelos, locales o incluso propiedades residenciales, ubicados en zonas donde no están establecidas.

Requieren de un experto inmobiliario en esa zona, pero desconocen a las empresas y profesionales que mejor pueden realizar esa labor, por lo que recurren a su asesor inmobiliario de confianza para que le lleve la operación.

Ese asesor contacta con otro profesional radicado en el ámbito del inmueble, para canalizar la búsqueda del comprador ideal y realizar los trámites necesarios, dentro del ámbito legal y fiscal de su Comunidad, Diputación y/o Ayuntamiento.

También los inversores y los propietarios particulares se encuentran con situaciones en las que necesitan gestionar la venta de un inmueble, pero se encuentran a distancia y sin poder acceder a la propiedad para arreglarla, mejorarla o gestionar visitas de interesados.

Veamos cómo se gestiona una operación compartida en diferentes ubicaciones:

Cooperación inmobiliaria entre agencias de diferentes zonas

El protocolo de actuación entre agencias de Qualis Optima posibilita la cooperación entre agencias, en la que una defiende los intereses de su cliente, el propietario, y la otra facilita la gestión, al ser conocedora del mercado inmobiliario local donde se ubica el activo inmobiliario y disponer de una cartera de compradores cualificados para una propiedad de esas características en la zona.

La Visión de la fuerza de ventas, con 10 oficinas, 36 oficinas y 300 agentes, es la de colaborar entre las empresas líderes de cada zona, aportando experiencia, especialización en el mercado local y buenas prácticas.

La gestión de proyectos inmobiliarios se realiza bajo un marco de actuación común, que agiliza la operativa para cumplir los objetivos de los clientes.

Las personas que componen el equipo humano de la plataforma, forman la Fuerza inmobiliaria Qualis Óptima, capaz de gestionar 1.600 operaciones de compraventa de propiedades anualmente.

contacta con qualis angel

Operaciones cruzadas con empresas y promotoras inmobiliarias

Entre las empresas de Qualis Optima, se colabora para que el cliente de una de ellas, pueda beneficiarse de los servicios especializados de otra en una ubicación diferente.

De esa manera, se pueden realizar operaciones inmobiliarias a distancia, como en el caso de la Agencia La Playa en Gijón (Asturias), que a través del gerente de Araxes en San Sebastián (Guipúzcoa), gestionó dos inmuebles de la empresa Pirelli, adjudicados en Gijón.

Ambas propiedades fueron vendidas, una en la calle Conde del Real Agrado, vendida en Septiembre de 2020 y la otra en la calle Quevedo, transmitida en noviembre de 2021.

En otra ocasión, uno de los socios de A10 Inmobiliaria de Pamplona (Navarra), puso en contacto a la agencia asturiana con una promotora inmobiliaria nacional (Culmia), radicada en Madrid y con actividad en diferentes zonas de España.

La promotora iba a desarrollar promociones en suelo de su propiedad en Gijón. En ese momento, necesitaba un plan de comercialización con su correspondiente estudio de mercado.

Tras realizar el trabajo, la promotora entregó su cartera de suelo en la zona, para poder encontrar compradores para determinados solares que la agencia inmobiliaria continua gestionando.

Cómo vender una propiedad cuando no vives en la zona del inmueble

Consulta con tu asesor inmobiliario de confianza en tu lugar de residencia y plantéale la situación, especificando la situación del inmueble transmitible y tus objetivos de venta inmobiliaria a distancia.

Se pondrá en contacto con un profesional que conoce el mercado inmobiliario donde se ubica la propiedad, para realizar una valoración, fijar el precio de venta adecuado, ponerlo en el mercado con un plan de comunicación dirigida a compradores e inversores cualificados, gestionar la demanda y realizar trámites con organismos locales.

Se solicitará un poder notarial a un tercero, donde se autoriza al profesional para representar al propietario en la operación de compraventa, lo que no hace necesario que el propietario esté presente en el momento de la firma del contrato de compraventa.

Ese poder notarial, según el Tribunal Supremo, debe manifestar «especificación de la facultad de vender o enajenar bienes inmuebles».

De los trámites y documentación se encargan los asesores inmobiliarios, que velan para que la operación se ejecute sin fallas legislativas.

Deja que un Qualis Angel te asesore en el proceso. Puedes encontrar una agencia inmobiliaria de Qualis Optima cerca de tí:

contacta qualis angel

 

viviendas obra nueva

Cómo afecta la Ley Vivienda a las empresas inmobiliarias

Según Pedro Sánchez, «Garantizar el acceso a la vivienda es una prioridad del Ejecutivo«, es el objetivo por lo que se ha aprobado el Anteproyecto de Ley por el Derecho a la Vivienda.

¿Cómo afecta esta Ley Vivienda a los profesionales y empresas del sector inmobiliario?

Veamos las diferentes medidas de la Ley Vivienda que repercuten en la actividad de las inmobiliarias de Real Estate:

Límites al precio de los alquileres en «zonas tensionadas»

Las zonas tensionadas* son aquellas en las que la carga media del alquiler más los suministros básicos, supere el 30% de los ingresos medios de los hogares, así como aquellas en las que los precios hayan subido en los últimos 5 años un porcentaje de al menos 5 puntos del IPC.

Los fondos de inversión y grandes tenedores que posean propiedades en estas zonas, verán cómo se limitan los  precios de los alquileres, según un «Índice de referencia de precios«*.

Con una moratoria de 18 meses desde la entrada en vigor de la Ley, se obliga a grandes tenedores, que sean personas jurídicas, a limitar los precios de los alquileres en las zonas tensionadas.

Se entiende por Grandes Tenedores, aquellos propietarios con más de 10 viviendas o más de 1.500 m2.

En cuanto a los pequeños propietarios, podrán incrementar en un 10% el precio del alquiler si acreditan haber realizado una rehabilitación o mejora de la vivienda en los 2 años anteriores, o bien si han firmado un nuevo contrato de 10 años con sus inquilinos.

Recargos fiscales

Se permitirá a los ayuntamientos un recargo en la cuota del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) por viviendas vacías.

Se considera vivienda vacía a la que está desocupada por más de 2 años, en el caso de un solo propietario. Para propietarios de 4 o más propiedades de uso residencial, se podrá aplicar un recargo de hasta el 50% del IBI.

Se llegará al 100% de recargo para periodos de desocupación superiores a 3 años y hasta el 150% , para aquellos propietarios de 2 o más viviendas, que se encuentren desocupadas en el mismo término municipal.

Bonificaciones fiscales de los propietarios

El Ejecutivo limitará la reducción actual que tienen los propietarios, pasando del del 60% del IRPF al 50%.

El Gobierno prevé casos concretos en los que esa reducción se puede aumentar. Si se alquilan viviendas a jóvenes en zonas tensionadas habrá reducciones del 70%, al igual que si se alquila una vivienda protegida.

Si en la vivienda se han producido reformas o tareas de rehabilitación en los 2 últimos años, la reducción se elevará al 60% de nuevo.

Devolución de Pagos por adelantado al promotor

El promotor deberá devolver al comprador el adelanto que realice, incluido los impuestos y los intereses legales, si la construcción no se inicia o termina en los plazos convenidos del contrato.

Habrá un aval bancario o un seguro para proteger las entregas a cuenta de los compradores.

El promotor, además, tendrá que entregar al comprador un documento que acredite la garantía de las cantidades que se han adelantado. Si las obras se retrasan o no se inician, el comprador podrá solicitar la devolución de la garantía en un periodo máximo de 30 días.

Si la construcción no hubiera llegado a iniciarse o la vivienda no hubiera sido entregada, el adquiriente podrá optar entre la rescisión del contrato con devolución de las cantidades entregadas a cuenta, incluidos impuestos e intereses, o conceder al promotor una prórroga, que se hará constar en una cláusula adicional del contrato otorgado, especificando el nuevo periodo con la fecha de terminación de la construcción y entrega de la vivienda.

Reserva del 30% en promociones inmobiliarias para vivienda protegida

Buscando un mayor parque público de alquiler, se reserva el 30% de todas las promociones para vivienda protegida (de este 30%, la mitad para alquiler social).

Existe una compensación a los promotores (monetaria, con cesión de suelo en otra ubicación o permitiendo aumentar el propio desarrollo en un 30%), que los representantes de estas empresas ven insuficiente.

Es un planteamiento criticado por el sector, ya que dificulta la venta de viviendas y desestimula  y la inversión inmobiliaria, como se ha podido observar en las zonas donde se han puesto en marcha iniciativas similares, como en Barcelona.

Vivienda asequible incentivada

Se pretende incrementar la oferta «a corto plazo» con un precio «asequible».

Los inmuebles afectados son los de carácter privado, incluido las entidades del tercer sector, a los que se otorgará beneficios de carácter urbanístico, fiscal, o de cualquier otro tipo, a cambio de destinarlas a alquiler con precios reducidos a personas con ingresos bajos.

El bono para jóvenes

El bono vivienda sufragará parte del importe del alquiler, con una ayuda de 250 euros mensuales.

Es algo que ya aplicó en España entre el 2008 y el 2012 y que está en vigor en Francia.

Expertos del sector inmobiliario y financiero, avisan de que estas medidas, lejos de lograr el objetivo inicial, acaban teniendo un efecto inflacionario en el mercado, elevando los precios de los alquileres.

*El Índice de referencia de precios y las zonas tensionadas, se determinarán a lo largo de los 18 meses siguientes a la aprobación de la Ley Vivienda. Además, quedará en manos de las Comunidades Autónomas, aplicar el control de precios.