Proindiviso

Cómo gestionar el proindiviso

Este concepto, regulado en el Código Civil español, se trata de una situación que se da muy habitualmente en las herencias o en los divorcios, cuando se realiza la liquidación de gananciales. En muchos casos, el proindiviso suele generar conflictos. A continuación te contamos qué es, los conflictos que suele generar y cómo puedes solucionarlos.

¿Qué es el proindiviso?

El proindiviso, también conocido como condominio o copropiedad o comunidad de bienes, es un concepto jurídico que significa que una persona tiene el derecho de propiedad sobre un bien de forma parcial. Es decir, compartiendo la propiedad con otras personas y no teniendo ninguna de ellas la plena propiedad.

Existe proindiviso cuando la propiedad pertenece a varias personas. Por ejemplo, es muy frecuente que varias personas compren en común un inmueble o reciban en herencia una vivienda o una finca. En este caso, dichas personas compartirán la propiedad de estos bienes inmuebles, que serán considerados un proindiviso, siendo de ellos copropietarios, cotitulares o comuneros.

En el caso de un inmueble, el proindiviso no se concreta en una parte exacta de éste, sino en una cuota abstracta, la cual representa el porcentaje que pertenece a cada persona en la propiedad.

herencias inmobiliarias

Conflictos habituales del proindiviso

Al compartir la propiedad de un inmueble con varias personas, los problemas que se pueden originar son muchos y muy variados, incluso aunque los copropietarios mantengan una buena relación entre ellos.

Existen una serie de desventajas en esta modalidad de propiedad, como, por ejemplo:

  • Ningunos de los copropietarios tienen capacidad para usar el bien común sin el consentimiento de los demás.
  • No es posible donar, hipotecar o vender la propiedad sin la aprobación del resto de los copropietarios.
  • Suele implicar la necesidad de que sea gestionado mediante el acuerdo constante entre copropietarios.

Como tener que llegar a acuerdos constantes no siempre es posible, se prevé la disolución del proindiviso.

Proindiviso

Cómo disolver el proindiviso

La ley permite a los copropietarios de un proindiviso exigir su disolución en cualquier momento para, de esta forma, evitar problemas.

Ningún copropietario está obligado a permanecer en la comunidad y cada uno de ellos podrá solicitar en cualquier momento que se divida la propiedad común.

Sobre los bienes que se obtengan tras la disolución del proindiviso, los propietarios sí que disfrutarán de plenos derechos.

Los motivos por los que se puede disolver el proindiviso son los siguientes:

  • Consolidación: Cuando uno de los copropietarios hace suyas las cuotas o porcentajes de los demás, o bien todos ellos las transmiten a un tercero.
  • Pérdida o destrucción de la propiedad común.
  • Renuncia de los comuneros a la propiedad común.
  • División de la propiedad.

El procedimiento a seguir para la resolución del proindiviso variará en función de si éste es o no divisible:

  • Proindiviso divisible:

En el caso, por ejemplo, de dinero o de una finca que se pueda dividir por parcelas. En estos casos basta con repartir el bien entre los copropietarios en función de la cuota de participación de cada uno de ellos.

Siempre que el bien común pueda dividirse sin perder su valor, el proindiviso se puede disolver. En el caso de no haber acuerdo entre los copropietarios, los interesados en la disolución podrán acudir al juez para que sea él quien realice la partición.

  • Proindiviso indivisible:

Si hiciéramos la partición de un bien indivisible, dejará de ser útil y perderá su valor. En este caso, la única vía de disolución del proindiviso es la venta del bien, es decir, que lo adquiera un tercero o bien que uno de los copropietarios compre su parte al resto.

Al igual que ocurre en la situación anterior, en caso de no llegar a un acuerdo entre las partes, habrá que acudir a un juez que ordene la subasta judicial. El resultado sería el mismo que si se vendiera el bien a un tercero con una única diferencia: En las subastas el precio de venta suele ser mucho menor que el que se consigue poniendo a la venta el bien en el mercado. Por este motivo, es importante que se intente llegar a un acuerdo previo entre todos los copropietarios.

Como ves, la copropiedad de un bien suele tener sus inconvenientes y suele generar conflictos. Por ello, a la hora de gestionar un proindiviso, la mejor opción es contar con un asesor inmobiliario experto que te aconsejes sobre las diferentes alternativas y vele en los conflictos.

En Qualis Optima, tenemos a los mejores agentes inmobiliarios de cada zona. Ponte en contacto con nosotros, tu Qualis Angel te está esperando.contacta qualis angel